Guetar n'esti blogue

sábado, 13 de diciembre de 2014

El panteón de Argandenes



Suele decirse que la muerte iguala a los hombres. Ricos o pobres, famosos o anónimos, felices o desgraciados, todos pasamos por ese trance ineludible. Pero, y aunque parezca un sinsentido, no siempre somos conscientes de que el hombre muere dos veces.



  
La primera es la obvia, la principal, la física. El cuerpo humano, atacado por la vejez, la enfermedad, por agresiones físicas, colapsa como organismo pluricelular complejo. La muerte física que desemboca en un proceso de descomposición de resonancias tan desagradables a nuestros sentidos más delicados. Un proceso que asevera lo contenido en la famosa cita bíblica de “polvo somos y en polvo nos convertiremos”.


 La segunda, involuntaria, acontece normalmente mucho más tarde que la primera. Es la muerte de la memoria, la que se produce cuando fallece físicamente la última persona que guarda constancia de nuestro paso en la vida, cuando desaparece la última persona que, aunque vago o difuso, conservaba el recuerdo de nuestra pasada existencia. Pueden ser dos, tres o cuatro generaciones. Tal vez más si la obra en vida ha dejado honda impronta. O si los libros lo mantienen en negro sobre blanco. 

Esta segunda muerte, más que la primera, ha sido el motor fundamental en la vida y obra de multitud de personas que, de un modo u otro, han consagrado sus esfuerzos en vida a dejar un legado que los atara permanentemente a la memoria de los vivos. Hay hombres que han levantado imperios, provocado hecatombes. Hombres que han iluminado las sombras de nuestro conocimiento o que lo han sumido en oscuros pozos de intolerancia y crueldad. Hombres que han hecho las delicias de nuestros sentidos artísticos o han agitado nuestras conciencias con sus palabras o letras. Hombres que han inflamado los corazones de las masas en pos de un ideal o han regado la tierra con la sangre de millones de infelices. Para bien o para mal han dejado su huella que perdurará más o menos en el tiempo, aunque, al final, terminarán diluyéndose en el amplio océano del olvido.


 Hay intentos más modestos de pasar a la posteridad, bien sea por falta de recursos o por insuficiente motivación: un retrato, un nombre para una villa o un mausoleo. 

Argandenes, pequeña aldea piloñesa de evocador nombre, se asienta en la ladera sur del monte Cayón, mirando por encima de la villa del Infiestu. Caseríos dispersos, huertos y prados, hórreos, algunos chalets de moderna factura, los restos de un castro y una antigua necrópolis altomedieval a los pies del moderno camposanto parroquial. Esto es en pocas palabras Argandenes.

En el cementerio actual, ocupando la esquina SE del recinto se levanta un viejo mausoleo, un panteón familiar en el que reposarían juntos los distintos miembros de una rama familiar,  al tiempo que serviría para hacer perdurar su recuerdo entre la descendencia. Desconozco la fecha exacta de su construcción, pero por su arquitectura modernista no sería descabellado situarla en los primeros años del siglo XX, levantado quizás por algún indiano local retornado a la tierra que lo vio nacer o por algún hijo de la aldea que prosperó más allá del labrantío.


 A día de hoy, quizás 80, 90 ó 100 años después de su construcción, el estado de dejadez, de abandono y ruina del mausoleo nos hace pensar en que sus moradores quizás hayan cruzado ya la frontera de la segunda muerte, y que su recuerdo haya desaparecido de entre los vivos. Quizás aún no. Quizás aún se conserve en la memoria frágil de algún anciano. Quizás la puerta rota, los azulejos descascarillados, el verdín que ennegrece las molduras de la bóveda, las cristaleras rotas o la vegetación que medra por los rincones aún no impliquen la desaparición de su recuerdo, pero, al menos, ya lo anuncia. Queda, sí, el pétreo monumento, el remedo moderno del arcaico dolmen neolítico, que al visitante esporádico, casual, le transmite que, allí, como en tantos lugares, alguien intentó no morir del todo, que su memoria no se perdiera en el transcurrir de los años venideros. 




Quién sabe si, con estas líneas, no les habremos hecho ganar algún tiempo, si habremos prolongado su presencia entre nosotros un poco más. Quién lo sabe.





domingo, 16 de noviembre de 2014

Somao, el suañu del indianu



Afítase escontra la baranda, colos gueyos moyaos y un ñudu nel gargüelu. Miralo tóo comu queriendo atropar tolos detalles d’esi últimu mirar a la so tierra ya la so xente y guardalo nun requexu la memoria pa podelo volver a ver cuando, ablugáu pola señardá o apigazando baxo’l calor del trópicu, sienta la necesidá de tornar a la so tierra. Y fadralo. Bien cargaín de perres. Esi ye’l so suañu. El suañu de los miles que comu elli, dexaren atrás la tierra que yos vio ñacer y, embarcaren n’El Musel, n’Avilés o en San Esteban rumbu a América, a les indies maravioses, a facer fortuna. Esi yera el suañu del emigrante: tornar comu’n indianu.
 
San Xuan de Nieva. El puertu d'Avilés foi ún de los principales puntos de salida de la emigración asturiana.
Caminar poles caleyes de Somao ye somorguiase nun viaxe a un pasáu recién d’Asturies y que fonda güelga dexó dientro la cultura, l’arte y la memoria de los asturianos. Los indianos, aquellos emigrantes que facíen fortuna y que tornaben a la so tierra pa llevantar cases suntuoses nes que pasar les vacaciones o nes que retirase los caberos años foron oxetu d’almiración ya envidies. Toos naguaben por convertise nun d’ellos pero, lo cierto ye que la mayor parte d’aquella xente que crució la mar a la gueta fortuna fexo pocu más que camudar la miseria d’equí pola d’ellí.

Familia de indianos en Somao, col patriarca José Menéndez Viña nel centru.


Yera normal, que al emigrar dalgún de un pueblo, si-i diba bien, llamare a los parientes y collacios pa que prebaren a facer fortuna xunto a elli. Asina, los asturianos que se asentaben en pueblos y ciudaes de toa América munches vegaes yeren oriundos del mesmu llugar. Este colonies que fundaben serbíen, amás de pa echase un gabitu unos a otros, pa caltener los llazos cola tierrina. Si famoses son les casones que llevantaren por tola xeografía astur, si famoses son les palmeres que con ellos trayeren pa decorar los xardinos y dexar bien claro l’orixe de tantu trunfu, nun menos famoso ye la gran llabor de mecenalgu que fixeron polos sos pueblos d’orixe. Nun tiempu nel que’l estáu preocupábase bien pocu pola mayoría de la polación, nun tiempu de fonda miseria nel mundiu rural, el dineru de los indianos sirvió pa que se llevantaren numberoses escueles y se costease el salariu del mayestru. Sirvió tamién pa construyir fontes y llavaderos cuandu nun hebía agua corriente nes cases. Llevantaren ilesies nueves ya apurrieron los fondos pa que munches antigües nun cayeran. Canalizaciones de regueros, pontes y carreteres. Cuandu’l Gobiernu nun yera capaz de cumplir coles sos obligaciones ehí taben les perres de los indianos.

Les Escueles. Munches foron les que se llevantaren por tola xeografía asturiana merced a les fortunes de los indianos.

 Si hai daqué que llama l’atención de Somao nun ye tantu la bona fechura de les casones que llevantaren, porque  más impresionantes puen vese n’otros llaos. Polo que destaca enforma ye pola densidá d’estes construcciones nuna parroquia piquiñina. Además, conociendo la hestoria que s’escuende tres de cada casa pue albidrase un puquiñín meyor comu yera’l mundiu de los emigrantes que fixeron fortuna.

Munches son les cases que’n Somao tienen orixe indianu. Dende’l mesmu momentu que entrase nel pueblu puen vese construciones que exhalen el aire colonial. Munches son, dientro la norma d’estes edificaciones, modestes, de luxu conteníu pero que ya s’etremaben bien de les construciones campesines del llugar. Cases que como la de les columnes o la de Tomás de Pachín bien pudieren ser el focu d’atención n’otres aldegues, equí pasen ante los gueyos del visitante comu de refilón.


El Nocéu, casa del indianu Menendez Viña












































 

El orixe de tou esti conglomeráu que se llevantó nun periodu de unos 40 años comprendíos ente los caberos del sieglu XIX y la primeros del XX tien nome conocíu: José Menéndez Viña. Emigrante de neñu, con 12 años aportó a una desconocida localidá en Cuba, Caibarén. Comu tantos otros entamo trabayando de mozu nun almacén de productos coloniales, pero tantu medró que con ventipocos namás ya gociaba d’una bona fortuna, polo que torno a Somao onde mandó reformar ya ampliar la vieya casa familiar. De magar 1880 púnsose a ampliar la facienda, mercando los tarrenes adyacentes a los de so, llevantando na redolada de la  casa delles construciones auxilares comu la casa los guardeses, les cuadres o les cocheres, toes elles col tastu indianu na so conceición ya decoración. El resultáu foi el conxuntu conocíu comu casa’l Nocéu, que afítase na parte cimera del pueblu de Somao. De esta casa, si daqué llama muncho l’atención ye la gran galería acristalá que tien nun de los llaterales, asina como los balcones zarraos.

José Menéndez Viña
 
Amás de llevantar la gran casa que güei ye’l Nocéu, José Menendez Viña entamó a llevar con so a dalgunos parientes a Caibarén. Asina foi comu aportó tamién a eses tierres cubanes Gabino Alvarez, que tamién foi a facer gran fortuna col negociu los coloniales y los productos utlramarinos. Esti home pué rellacionase, d’ún móu u otru, a una bona parte de les cases indianes de Somao. Pa si mesmu mandó llevantar la que güei conozse comu La Casona. Encargose de la so construción el arquitectu Francisco García Nava, terminándola en 1910. Esta edificación destaca enforma por dos coses. La primera ye pola gran galería que arrodia tres llaos de la casa, fecha de maera y cristal y sofitá en columnes de fundición ya la escalinata del acesu principal. La segunda ye una construción posterior llevantá en metanes del xardín, un llamativu panteón d’estilu modernista, colos techos azules y vidrieres nos ventanales. Estes vienen del taller francés de Maumejean, de gran renome na só época. Coronando el mausoléu destaca una gran cruz d’inspiración céltica. Esti edificiu construyose en 1908 comu panteón pa’l mesmu indianu

El mausoléu de Gabino Alvarez
 
Dientro la mesma finca llevántase La Casina o La casa de Don Amando, como tamién se-i conoz. Construyose por orde de la segunda muyer del anterior, Encarnación Valdés Alvarez, siendo ya viuda, pa que se alloxare un sacerdote col que fixere amistad en Biarritz, conocíu por Don Amando, y que convirtiérase nel alministraor de les rentes de la viuda. Dientro’l vezu de los indianos esta casa ye abondo cenciella, ensin grandes ornatos que la faigan destacar. Pesie a tóo ye, quiciaes pola mesma cenciellez que desprende, ye una casa bien guapa.
 
La Casona n'una semeya d'época
Otra de les viviendes construyíes pol indianu Gabino Alvarez ye la conocía por Villa Radis. Llevantola pa’l so primer fíu, Gabino Alvarez Menendez comu regalu de bodes. Esti casó con una muyer de nome Radisgandis, que ye la que a la fin dio-i nome a la casa. Féxose en 1908.

Pa la zona central del pueblu alcuéntrense dellos edificios construyíos col dineru de los indianos pero fechos pa provechu del pueblu en xeneral. Alcuentrense toos ellos formando un conxuntu. Tratense de la ilesia, el cine ya les escueles.

La ilesia hestoricista de Somao, llevantá col dineru de los indianos. A Mandrecha asoma el edificu del cine ya manzorga el xalé de El Maciel.

 Bien averao a estes, alcuéntrase el Xalé El Maciel. Orixinalmente foi conocíu pol Xalé de Solís, pues lo construyera el indianu Jesús Solís, que fuere cuñáu del delles vegaes mencionáu Gabino Alvarez. Aunque pal gustu van los colores, El Maciel ye una de les cases más guapes de Somao. Tien un miraor central nel primer pisu afitáu sobro columnes formando un porche, tien les típiques galeríes acristalaes y el techu abuhardilláu de xeitu francés.




El Xalé de Solís o El Maciel

Tamién por esa parte alcuéntrase la que ensin nenguna dubia ye la casa más representativa del Somao indianu, la casa de La Torre o la Casa Amariella. La razón, tanto d’ún nome comu del otru ye bien nidia. La casa La Torre edificose por orde del indianu Fermín Martínez García que tamién fixere la so fortuna en Caibarén, au aportó con 18 años pa trabayar de contable. A los 23 ya yera’l direutor xeneral del almacen de coloniales au trabayaba, polo que pue dicise que tevo un ésitu perrápidu.

La Casa Amarilla o La Torre

La casa encargoila a ún de los arquitectos asturianos de mayor renome, Manuel del  Busto (el padre), que ye’l autor ente otres munches obres, del edificiu del Centru Asturianu de La Habana, una maravía, o la sede del Bancu Herrero n’Uviéu, otra obra importante dientro’l modernismu n’Asturies. Féxose en 1912 y llama l’atención pola esbelta torre de 4 altures con planta octogonal rematá en chapitel, asina comu por tar recobierta por azulexos amariellos que contrasta col blancu la torre y les moldures de galeríes, puertes y ventanes. Dado que caltién casique toos los ellementos orixinales, la Casa La Torre ta considerá la meyor conservá de toes les que fixere Manuel del Busto padre. La casa, como guarda una hestoria que, paez ser, nun ye cierta, pero que quedó indisolublemente lligada tantu a la casa comu al so propietariu primeru. Dicíen les males llingues que’l indianu namorose de la casa del Marqués de Muros, pero que esti ñegarase a vendeila polo que’l paisanu, a despechu, mandó llevantar una bien asemeyá y bien cerquina a la otra por ún de los meyores arquitectos del momentu.
 
 De toos modos, en Somao alcuéntrense presentes, amás del mundiu indianu, el mundiu rural asturianu o lo que yera el pueblu enantes de que aportaren los emigrantes enriquecíos. Asina entá puen vese munches cases de xeitu más tradicional asina comu los horros inherentes a la vida campesina asturiana.

Munches cases entá caltienen el aire rural tradicional
 

 
 Subiendo pola carretera que sal dende Muros dica Somao, allegase al area recreativa de La Peñona. Dende ellí, nuna islla de carbayos nun mar d’ocalitos, albidrase no fondo la desembocaura’l Nalón, asina comu’l puertu de San Esteban, güei apagáu pero que hasta metanes del sieglu XX tevo munchu punxu comercial y dende’l cual foron munchos los asturianos que partieren rumbu a América a la gueta fortuna. Ellí, a la escontra de la estatua la Llibertá que en Nuea York dabayos la bienvenía a los emigrantes, yerguese la pétrea mole de la Peña La Deva, vieya diosa astur que dende’l so perpetuo observatoriu veía colar a los sos fíos en busca d’ún suañu que a la mayoría tevoyos negáu. Quixera la fortuna que, polo menos, viera tornar a dalgunos d’ellos al so llugar de ñacencia col enfotu llográu d’algamar riqueces. Viere tornar a indianos col so suañu cumplíu

Dende La Peñona: Somao en primer términu. Dempués vese Muros, al fondu L'Arena, el Nalón, Ranón y la Peña La Deva.

Biesca en La Peñona


miércoles, 22 de octubre de 2014

La Ofensiva del 1º Agosto en Asturies



El pasado 13 de septiembre se llevaron a cabo en Grullos las III Jornadas de Recreación Histórica del Frente del Nalón.  En esta ocasión vinieron a representar el ataque al monte Cimeru dentro de la que fue la última ofensiva llevada a cabo por el Ejército de Asturias durante la guerra.  Esta operación, conocida habitualmente por la ofensiva del 1 de Agosto, era mucho más modesta en su concepción y medios que las emprendidas en Octubre del 36 contra Oviedo, en diciembre del 36 contra el pasillo de Grau o la de Febrero del 37, la más poderosa de cuantas se llevaron a cabo en el frente asturiano contra Oviedo y el pasillo y que dejó exhausto al Ejército de Asturias.

Jugando un poco con la Historia, a continuación intentaré presentar una narración de aquellos hechos al tiempo que las ilustro, en la medida de lo posible, con imágenes tomadas en la recreación. 


 La operación comenzó a gestarse en el mes de julio. Para entonces Bilbao había caído y la bolsa republicana en el norte se limitaba a la mayor parte de la provincia de Santander y el territorio asturleonés controlado por el Consejo de Asturias y León. Con el fin de aliviar la presión que las fuerzas rebeldes ejercían sobre las tropas republicanas el coronel Vicente Rojo llevó a cabo una ofensiva en el frente madrileño que distrajese un número considerable de fuerzas que de otro modo podían terminar invadiendo Santander. Esta ofensiva derivó en la exitosa batalla de Brunete. Con el fin de explotar la iniciativa ganada, desde el Estado Mayor central se instó al general Gamir Ulibarri, Jefe del Ejército del Norte, que pusiera en marcha alguna operación ofensiva. Tras transmitir la orden a los respectivos Jefes de Estado Mayor de los Cuerpos de Ejército Vasco, Santanderino y Asturiano, el único que planteó una operación estudiada y detallada fue el asturiano. En ella se planteaba un ataque local sobre los montes Cimeru, La Manga y Cotaniello que, próximos a las líneas republicanas, protegían el paso de Peñaflor y la comunicación directa con Oviedo a través del pasillo de Grau. Tomar estas alturas supondría en la práctica reestablecer el cerco total a Oviedo.

Una vez aprobado el plan por el Estado Mayor Central, se comienza a poner en marcha todo el operativo. Sin embargo, ya desde el principio las cosas comienzan a torcerse para la causa republicana. El Jefe del Estado Mayor del Ejército del Norte, Lamas Arroyo, persona de toda confianza del general Gamir era, secretamente, partidario de los sublevados a los cuales no tardó en informar sobre la futura operación que se llevaría en aquellas tres alturas tan estratégicas del pasillo. Aun cuando no exista constancia de que su aviso llegase a oídos del Cuartel General de Dávila es innegable que mal comenzaba la operación.

Trincheras en la peña de La Escrita, uno de los puntos que sirvió de base a la ofensiva de agosto
 
El ataque quedó fijado para el día primero  de agosto, y la hora dependería de las condiciones meteorológicas, pues la zona, por la abundancia de ríos y vegetación, era propensa a las neblinas. Gracias a las informaciones facilitadas por dos soldados pasados a las líneas republicanas se sabía que las tres alturas se hallaban guarnecidas por el 3er Batallón del Regimiento de Infantería Mérida nº35 así como por una compañía del Tercio de Requetés Galicia. Estas tropas contaban además con abundante material: 10 ametralladoras, 9 fusiles ametralladores, 5 morteros y un cañón de montaña Schneider de 70mm. Además, se sabía que contaban con baterías artilleras en el monte de La Parra (3), Prahúa (3) y Vega de Anzo (1) y que el número de tropas de reserva era limitado debido a la retirada de efectivos para contener la ofensiva en el centro.

El asalto iría precedido de un bombardeo de la aviación, para lo cual se concentraron todos los aparatos posibles en los aeródromos más próximos, La Guía en Xixón, El Valle en Carreño y Colunga. La aviación además, debería proporcionar constante cobertura aérea, apoyando los asaltos de la infantería mediante bombardeos y ametrallamientos de las posiciones atacadas. La artillería por su parte sería ampliamente reforzada sustrayendo baterías de otros sectores con el fin de crear barreras de fuego que cubrieran el avance de los infantes al tiempo que imposibilitaran el acceso de reservas enemigas al sector atacado.

Placa levantado sobre los restos del aeródromo de El Valle, en Carreño, una de las principales bases de la aviación republicana en Asturies
 
La infantería contaría igualmente con el apoyo de una compañía del Regimiento de Carros de Combate compuesto por cinco vehículos Renault FT17 y BA-6. Su objetivo sería avanzar por la carretera desde Grullos en dirección Cuero para cortar la retaguardia enemiga aislando las posiciones en el alto de los refuerzos que pudieran venir a través del paso de Peñaflor.

En cuanto al elemento más importante, la infantería que realizaría los asaltos, estaba compuesta por tres divisiones y una brigada. De estas, la denominada División Asturiana de Choque (Mayor de milicias Luis Bárzana) y la División de Reserva del III Cuerpo de Ejército (Ramón Garsaball) serían las encargadas de efectuar el asalto inicial, quedando la División de Choque Montañesa y la brigada vasca como unidades de reserva. Todo el conglomerado de tropas se concentró en Avilés antes de partir a las posiciones desde las cuales se lanzaría la ofensiva, en el sector de Grullos y sierra del Pedrosu. Dentro de las tropas de infantería había muchos soldados de los últimos reemplazos que carecían de experiencia en combate. Las distintas fracasadas ofensivas por Oviedo así como los combates en Euskadi habían desgastado mucho las filas republicanas, perdiéndose muchos combatientes experimentados que eran reemplazados por quintos sin la formación ni el espíritu combativo de los primeros.

Milicianos del batallón 253

 Pese a la traición del Jefe del E.M. de Gamir Ulibarri como la poco discreta concentración de tropas en Avilés, Aranda no tomó ninguna medida adicional en las posiciones del sector, lo que podría indicar que, finalmente, no recibieron información sobre el ataque o no la tomaron en serio. En principio el plan consistía en que la división asturiana de Choque avanzase desde las posiciones de La Escrita sobre las alturas de La Manga y Cotaniello, bajando después sobre Cuero y Peñaflor. La División de Reserva partiría desde El Pedrosu para tomar el Cimeru y, seguidamente el Picu l’Arca y el altu de Pereda, para después continuar tomando Soto y el alto de La Parra, con lo que cortarían tan vital carretera.

Durante la noche, grupos de zapadores se destacaron hacia las posiciones rebeldes para cortar las alambradas y abrir paso a los infantes. En muchos puntos las alambradas tendidas por las tropas franquistas alcanzaban los cuatro metros de profundidad, se abrieron trincheras de aproximación y pozos desde los cuales posicionar las ametralladoras, así como tender las líneas telefónicas necesarias para enlazar las baterías artilleras y los diferentes puestos de mando con el Cuartel General de Gamir.




La guarnición de requetés del Tercio de Galicia defiende la posición sin percatarse del trabajo de los zapadores, que abren pasos en las alambradas

 A las cinco de la mañana los batallones se encuentran listos para el asalto, pero la cortina artillera no aparece por ningún lado. Los camiones que deberían haberles proporcionado las municiones necesarias no aparecen por ningún lado. Se produce un caos logístico que da al traste con la planificación. Las municiones no llegan o lo hacen de forma insuficiente, llegan proyectiles de modelos equivocados, otros llegan oxidados y son irrecuperables. A las 7:30 de la mañana la artillería sigue sin tener el municionamiento completo. Permanece muda.

Los batallones republicanos parten de sus posiciones sin que se haya disparado un sólo proyectil que ablande las posiciones enemigas, destruya sus alambradas y parapetos u obligue a los defensores a resguardarse en los refugios y darles un respiro a los asaltantes durante la aproximación. Tal es así que serán los propios rebeldes con su única pieza de artillería, el cañón de montaña de 70mm el que abra primero el fuego. Son ya las 9:30 de la mañana y ya es de día.

En las trincheras republicanas a lo largo de la sierra del Pedrosu permanecen varios miles de hombres agazapados en las trincheras, intentando mantenerse ocultos a los ojos del enemigo.

A las 11 de la mañana comienza la artillería republicana a batir las posiciones facciosas. Se han perdido muchas horas, el factor sorpresa y la protección que otorga la oscuridad de la noche. Trece baterías desde distintas partes del frente apoyan la ofensiva. Seguidamente comienza el fuego de contrabatería sobre las posiciones republicanas en la Sierra del Pedrosu. El intercambio artillero es tenaz. Con retraso hace aparición la aviación republicana. Tras el despegue dos aparatos han chocado y caído al mar, lo que ha roto la formación y provocado un retraso en su aparición que viene a sumarse al caos vivido con la artillería. Pero aunque todo parece ir de mal en peor la operación sigue adelante. 

Las alturas de La Manga, Cotaniello y el Cimeru son ametralladas por los aparatos republicanos, 12 chatos I-15, 3 Bristol Bulldog y 3 Koolhoven FK-51.

Mientras tanto las posiciones atacadas son reforzadas con todos los elementos de reserva disponibles. Así, infantes de marina acantonados en Cuero suben  hacia La Manga y Cotaniello, mientras que una compañía de infantería de reserva en Bolgues refuerza a la guarnición del Cimeru, aun teniendo que hacerlo bajo el fuego enemigo.

La hora H para el asalto se establece en las 13:45, así que poco antes de la una los batallones reciben la orden de comenzar la aproximación. La distancia entre las líneas es de apenas 400 metros, pero deben hacerse pendiente arriba por unas laderas peladas que ofrecen pocos lugares en los que ocultarse. El fuego de cobertura se intensifica y la aviación sigue efectuando sus pasadas, pero el fuego desde las posiciones facciosas no se apaga. Los infantes de la 3ª Brigada de la División de Reserva realizan el primer asalto sobre el Cimeru, mientras los de la 10ª lo hacen sobre La Manga. La ascensión es lenta y penosa, bajo el fuego de las numerosas ametralladoras enemigas que no cesan de disparar. Las bajas crecen sin parar. Las vanguardias van formadas por los batallones más curtidos para aprovechar su experiencia en combate, pero resultarán severamente castigados.



Comienza el asalto














 










Los milicianos de la 3ª consiguen tomar la primera línea defensiva del Cimeru. Los defensores por su parte, han levantado un reducto central con alambradas, sacos terreros y parapetos de piedra desde el que resisten estoicamente, causando estragos entre los milicianos. Apenas han transcurrido 45 minutos y las bajas son muy numerosas. No se ha logrado tomar ninguna altura completamente aun cuando parte de las posiciones franquistas en La Manga y Cimeru ya están en posesión de las tropas del Ejército Popular.






La primera línea de trincheras es ocupada por las vanguardias de las milicias. Los defensores se retiran al reducto central desde el que hacen fuego nutrido.

La aviación por su parte sigue intensificando su acción. La cercanía de los aeródromos le permite multiplicar sus salidas para compensar su número, pero, accidentes aparte, también ellos comienzan a sufrir el desgaste de la ofensiva, ya sea por averías mecánicas como por la acción del fuego antiaéreo principalmente de los cañones Flak 30 de 20mm emplazados en Gráu y L’Escampleru.

A las 15h en el puesto de mando de la División de Choque Asturiana se cree que La Manga puede haber sido tomada por sus tropas aunque carecen de confirmación. Sin embargo, en el Cimeru la cosa sigue sin estar bien, pues algunas unidades han tenido que replegarse por falta de munición, al tiempo que refuerzos enemigos comienzan a desplegarse en torno de las fuerzas propias allí destacadas.

Con las vanguardias ocupando la primera línea franquista en el Cimeru, se solicita que la batería con mejor puntería se dedique a efectuar tiro de precisión sobre el reducto levantado por los rebeldes en lo alto del pico, al tiempo que otras se dediquen a martillear las posiciones sobre el Altu Pereda, con el fin de que la 3ª Brigada pueda volver a asaltar el Cimeru y la 2ª el Picu l’Arca.

De nuevo el bombardeo por artillería y aviación machaca las posiciones franquistas previo a los nuevos asaltos que se están organizando. Entre tanto, las brigadas de milicianos  intentan mantener sus posiciones al tiempo que baten las enemigas. Sin embargo, comienzan a sufrir problemas de municionamiento que disminuye la efectividad de su fuego.

En otro sector del ataque, los carros de combate, que se encontraban agrupados en el alto de La Reigada, inician su avance sobre la población de Cuero a fin de apoyar los asaltos sobre La Manga y Cotaniello e impedir el acceso de reservas. Durante gran parte de su trayecto se hallan bajo la visual de las posiciones rebeldes en la zona de Prahúa, por lo que al llegar a las proximidades de Cuero desde la carretera de Grullos las piezas antitanque facciosas están preparadas esperándoles. Abren fuego cuando los carros apenas están a 150 metros de las alambradas haciendo blanco sobre el primer vehículo de la columna. Dado que la carretera es poco más que una caleya de tierra pisada, al quedar inmovilizada la unidad de cabeza el resto de la columna queda detenida, sin posibilidad de progresar ni de maniobrar de ningún modo, por lo que, peligrosamente expuesta al fuego antitanque enemigo tiene que retirarse marcha atrás, finalizando de forma un tanto lastimosa su participación en la ofensiva.
 

Blindados BA-06 de origen ruso que junto a los renault FT-17 tomaron parte en el fallido ataque a Cuero

 A media tarde Bárzana, que se encuentra al mando de la división de Choque comunica que, en contra de lo que se pensaba unas horas antes, La Manga no ha sido tomada, por lo que se organiza un nuevo asalto, que tendrá lugar poco después de las nueve de la tarde. Al igual que en los asaltos precedentes, los combatientes republicanos llegan hasta las alambradas y las primeras trincheras, pero el denso fuego de ametralladora causa verdaderos estragos en las filas de los atacantes, que se ven obligados a replegarse dejando tras de sí el terreno cubierto de muertos y heridos. Para entonces ya se contabilizan más de medio millar de bajas por los servicios de Sanidad Militar aparte los numerosos muertos que yacen abandonados en el campo de batalla.




Se suceden los asaltos. Las unidades de vanguardia comunican mediante el empleo de banderas la toma de distintas posiciones enemigas al tiempo que sirven de señal para el asalto de segundos escalones. Las bajas van en aumento de forma sustantcial.

 A las 22h, ya una vez ha anochecido, se reorganizan las maltrechas tropas de la División de Reserva del mayor de milicias Ramón Garsaball para atacar de nuevo el Cimeru. Este asalto se produce casi hora y media después, pero se verá abortado al ser bombardeados los asaltantes por una fuerte cortina de fuego que la artillería franquista hace caer desde sus posiciones en La Parra, Picaroso y Prahúa.  A medianoche, aún se intentará un nuevo ataque sobre La Manga que resultará igualmente fallido. El último asalto se realizará a las cuatro de la mañana, pero para entonces las fuerzas republicanas estarán exhaustas y las pérdidas humanas terribles.





Tras el fracaso de los asaltos los defensores rebeldes recuperan las posiciones perdidas mediante contraataques que causan igualmente grandes cantidades de bajas entre los milicianos en retirada.

Como suele ocurrir en las derrotas, y más cuando son tan estrepitosas, comienzan a circular rumores entre la tropa acusando a los mandos de haberlos enviado a una carnicería. Batallones enteros han quedado totalmente diezmados. Las cifras hablan por sí solas. El ejército republicano ha tenido unas 870 bajas, entre muertos y heridos, mientras que por parte franquista solamente han de lamentar 23 muertos y 165 heridos. Pese al enorme esfuerzo del Ejército del Norte, que a las tres divisiones de infantería a añadido un enorme despliegue de artillería, aviación y tanques (en la medida de las escasas disponibilidades en este frente, pero aun así muy superiores a lo que podían oponer las tropas franquistas) no se ha conquistado ni uno sólo de los objetivos inicialmente fijados. La aviación republicana, exigua en el Frente Norte y con gravísimos problemas para reponer pérdidas, tendrá que lamentar la pérdida completa de un bombardero ligero Potez 25, otro Gourdou Lesseure GL-32, un caza Polikarpov I-15 “Chato” y uno Bristol Bulldog II. Además, al menos dos Bristol Bulldog más tendrán que pasar a talleres tras resultar tocados y tener que realizar aterrizajes de emergencia. En total fallecerán cinco aviadores y dos más resultarán con heridas.

Los fallos logísticos han debilitado grandemente la ofensiva, retrasando su comienzo previsto al amparo de la oscuridad de la noche a la plena luz del día, al tiempo que baterías y tropa se han visto en varias ocasiones faltas de munición con la que luchar. Por otra parte, pese al valor innegable de una tropa enviada en repetidas ocasiones ladera arriba al asalto de posiciones bien defendidas por tropas disciplinadas, muchas de estas carecían de preparación por ser reclutas de los últimos reemplazos, llegándose al absurdo de ser muchos de ellos instruidos por vez primera en el empleo de granadas durante la jornada previa al asalto. Por último, y en lo que fue tónica general en la guerra en Asturias, la falta de mandos intermedios cualificados que supieran mantener la cohesión de la tropa en todo momento, interpretar las órdenes y maniobrar según la situación cambiante del campo de batalla resultó un factor clave para el fracaso de las operaciones. Esta carencia fue decisiva en todas las ofensivas emprendidas por las milicias asturianas que, si bien se batían admirablemente bien a la defensiva, en el ataque resultaban mucho menos eficientes pese al derroche de valor y al elevado nivel de combatividad que, una y otra vez, demostraron en el campo de batalla.

Poco después, las fuerzas franquistas caían sobre Santander, cuyo frente se hundió en pocos días gracias, entre otras cosas, a la defección del Euzko Gudarostea, el ejército vasco afín al PNV, que se rindió en masa a las tropas italianas tras las negociaciones llevadas a cabo para cesar en la lucha una vez perdido el territorio de Vizcaya. Enormes cantidades de tropas y material quedarían en manos de las tropas del general Dávila en las bolsas santanderinas. En Asturias, los restos salvados de la debacle y los batallones que defendían los diferentes frentes combatirían a la desesperada durante casi dos meses hasta la derrota final el 21 de octubre de 1937.

Pero eso es otra historia.