Guetar n'esti blogue

martes, 10 de enero de 2012

La bandurria asturiana: una ayalga del pasáu

    Fai ya casique 11 años apúnteme a un taller de la Fundación Municipal de Cultura de Xixón sobre la bandurria asturiana. Conocíala ya de anantes por oyela sonar n’aquel discu que fexo Trasgu nun canciu nomáu “El rabel de Caleao”. Atopela más tarde na Tabierna Folk de Santa Marina de Quirós, au la tocaba Xuacu Amieva. Dempués oyila a esti mesmu músicu tocándola en dellos de los sos discos. Finalmente víila tocar a Dani, el mio futuru profesor, nun conciertu de Lliberdón. Esi instrumentu, mal nomáu munches veges rabel por músicos y musicólogos, aportó a les mios manes pa, con mayor o menor ésitu, nun volver a dexales.
     Doi apellíu, asturiana, pa dixebrala de la bandurria de tunes y rondalles, pero nos valles casinos, especialmente nos pueblos de Caliao, Covalles o La Felguerina, nun lleva apellíu porque ellí, bandurria, namas hai una.

     Foron morriendo los vieyos que lu tocaren y les xeneraciones moces nun coyeron el relevu, asina que a punto estuvo de morrer y cayer nel escaecu, esi pozu foscu y prietu nel que ca día que pasa van cayendo toa una triba de conocimientos, hestories y recuerdos, artes y cultures pan un tornar. Por fortuna, esta vegada della xente allegose al instrumentu enantes de que los últimos bandurrieros morrieren, y con delles grabaciones dexaron recoyíos unos documentos de mala calidá sonora pero gran valir cultural. Un d’estos últimos bandurrieros, David Caballín, amás, foi  músicu de gran habilidá.

Pepe Calvo, bandurrieru de Caliao

     Pa quien nun conoza, la bandurria ye instrumentu de cuerda esfrotiá, fechu d’una pieza maera, con forma de 8 y tapa de pelleyu. Les cuerdes, tres, feches de tripa,  y de diferente gordor, esfrotiense al mesmu tiempo col cayáu, un arcu fechu con pelos de caballu de tensión manual. Les cuerdes percorren cuasi tola lonxitú del instrumentu, partiendo d’una piecina de maera, el restriellu, pasando penriba’l caballu, pa dir a la cabeza na que van afincaos n’unos tornos que permiten la so afinación. La afinación ye d'una octava ente la primera, la más gorda, el bordón, y la tercera, mientres que la del mediu afinase a una cuarta o una quinta de la tercera. Dende güeyos profanos amuesase asemeyao a un vigulín arcáicu con ciertu aire medieval. La tapa d’abaxo del instrumentu, de maera, ye plana, y suel dir ricamente tallada, conviertiendo al mesmu instrumentu n’una pequeña obra de arte popular.

      Un cantar recoyíu en Caliao amuesa bien claro la teúnica de construcción de les bandurries:

Vo facer una bandurria, d'un troncu de cerezal,
El restriellu ye de texu, el caballu de nozal,
El pelleyu d'un corderu, los tornos de recimal,
Les cuerdes son de pitina, el rabil ye de peral
 Vo cortar el rau a la yegua, pa preparai el sedal
 Y cantar enes velaes, pa que me den de cenar.
   

     Ye un instrumentu pa tocase sentáu, que nun tien una gran sonoridá, y que taba fechu pensando en emplegase en llugares zarraos comu acompangamientu de la voz en cantares y romances, aunque también permite el usu comu instrumentu solista o acompangando a la toná asturiana.

     El soníu ye complicao. No ye un soníu claru comu el que otros instrumentos nos acostumen. Hai que lo escuchar, ensin prexuicios, dexándonos llevar por un soníu que nos lleva a la antigüedá, a la Asturies rural, y que bien tocáu ye d’una belleza increíble.





video
                                                    Dani, el que me enseñare a tocar, faciéndolo nel ámbitu natural de la bandurria, la cocina.

     N’Asturies tan recoyíos dellos exemplares históricos de bandurries, casique toes elles sacaes de Caliao y redolada. Munches d’elles tienen una antigüedá de sieglu y mediu. Otres atoparonles n’Arxentina, llevaes ellí por emigrantes casinos. Ellí atopóse incluso una grabación fecha en Buenos Aires na que apaecía una toná acompangada a la bandurria, grabación fecha nun discu pizarra nos años 60. Esisten también noticies del so espardimientu n’otres fasteres d’Asturies, sicasí en tiempos muncho más atrás que ya nun dexaron munchu posu na cultura musical asturiana, lo que lu convirtió en un gran desconocíu. Caltiense también na zona occidental de Cantabria, con gran vigor, magar que la bandurria de polaciones tea una morfoloxía un puquiñín distinta, siendo un instrumentu menos vistosu aunque’l repertoriu sea en gran midía compartíu. Desgraciadamente, en Cantabria viénose modificando en gran midía el instrumentu pa “afinalu” más y dai una mayor intelectualidá, colo que ta perdiéndose munchu del tastu tradicional, atopándose músicos que toquen algo asemeyao más a un chelo que a una bandurria, tanto na morfoloxía l’istrumentu comu na teúnica d’execución.

     El repertorio ye bastante variao, ya’l ser un instrumentu fechu pa la voz, permite’l so emplegu xunto cualisquier cantarin. Asina úsase pa musicar romances y coples, bailles o tonaes.

                                    Carretera de Sevilla,  caminaba un mozo arriero,
                                    buen zapato, buena media,  buena bolsa de dinero.
                                    Siete machos arreaba, ocho con el delantero,
                                    nueve se pueden contar  con el de la silla y freno.
                                    Al revolver de una esquina  siete quintos le salieron.
                                   ¿A dónde camina el majo?,  ¿Dónde camina el arriero?
                                    Camino para la Mancha, con un encargo que llevo.
                                   A la Mancha vamos todos,  como buenos compañeros,
                                   de los siete que allí vamos, ninguno lleva dinero.
                                   Por dinero no lo dejen, alante mis compañeros.,
                                   que  llevo yo más doblones, que de estrellas tiene el cielo.
                                   Los quintos que eran ladrones, se miraron, se rieron,
                                   Y en las ventas de Alagón,  piden vino, pan y obleo,
                                   y  el primer vaso que sacan, se lo dan al mozo arriero.
                                   La tabernera que vio, que al vino echan veneno,
                                   Con muy grande disimulo, le hizo señas al arriero.
                                   Y el arriero les responde, ese vino no lo bebo,
                                   que lo beba el rey de Francia, que yo no quiero veneno.
                                   De los siete que allí estaban, siete puñales lucieron,
                                   sacó el mozo arriero el suyo, que brillaba más que acero.
                                   De los siete mató a cinco, y los otros dos huyeron,
                                   a dar parte a la justicia, que prendan al mazo arriero.
                                   Pero el mozo escribe al Rey, contándole aquel suceso.
                                   Si en vez de matar a cinco, hubieras matado un ciento,
                                   siete reales al buen mozo, mientras que dure mi reino,
                                   dos para la tabernera, por el vaso de veneno,
                                   dos para la tabernera, por el vaso de veneno.

video
Xuacu Amieva, otru de los pioneros y grandes bandurrieros


     Once años pasaren ya. Aquel entós nun yeren más de media docena los que sabíen tocar una bandurria. Güei puén atopase dos o tres docenes, más o menos avanzaos, algunos de mui buen tocar. La sangre nuea que necesitaba la bandurria pa nun desaparecer.

Tres bandurries asturianes sonando en Pejanda (Cantabria)

2 comentarios:

  1. Lo de llamalo bandurria, debe ser, paezme, solu en Caliao, en el restu de zones donde se toca esti istrumentu, siempre lu llamen rabel (Santander y León) Tengo buenos amigos rabelistas,y non conocen lo de bandurria, de fechu, Pepe Calvo, fué mio tiu-abuelu,y siempre hubo per casa algun istrumentu de cuerda.
    Vete tú a saber les causes.

    ResponderEliminar
  2. En Cantabria, na zona del valle Polaciones, llamenlo bandurria, mientres que na zona de Reinosa ya ye Rabel. El instrumentu ye asemeyau que nun igual. El rabel suel tocase sofitándolu al llombu o al cpstazu, tien les dos tapes de maera, nun ta fechu d'una pieza y delles coses más. Daniel García de la Cuesta fexo un estudiu sobre'l instrumentu y los rabeles amosando les diferencies. El nome, según la so teoría, vendría dáu por tar fechu con pelleyu, ya'l raigañu del nome, ban- sedría hermanu del tam- del tambor o'l pan- del panderu, o'l ban- del banduyu, siempre faciendo referencia a "coses" nos que la pelleya ye'l aspeutu más destacáu.

    ResponderEliminar